f300x0-224976_224994_115

Médicos buscan transportar sangre en drones

Según científicos del Instituto  Johns Hopkins, las muestras sanguíneas no sufren alteraciones si son trasladadas hasta por 40 minutos en los drones.

Esta idea, fue en base , a que como sabemos , en distintos países existen una gran cantidad de zonas marginadas y de dificil acceso , sobre todo en casos de emergencias , por ello el traslado de “aviones” no tripulados , podría ser una opción para llevar sangre y sus derivados a este tipo de zonas.

La principal preocupación por el uso de drones es la acelaración súbita durante el despegue del vehículo, así los “mini choques” cuando el equipo aterriza sobre su vientre.

“Hasta ahora se creía que estos movimientos podían destruir las células sanguíneas o provocar que éstas se coagulen, es decir, si algo falla muchos tipos de pruebas podrían ser afectadas, pero nuestro trabajo muestra que no fue así”, añadió en un artículo publicado en la revista PLOS ONE.

Para el trabajo su equipo recolectó un total de seis muestras de sangre de 56 voluntarios adultos sanos en el Hospital Johns Hopkins. La cuales fueron transportadas vía terrestre desde un hospital hasta un sitio de vuelo.

Cuando estuvieron listas, la mitad de ellas fue colocada en un dron de ala fija que fue lanzado a mano y voló por periodos de 6 a 38 minutos (debido a las normas de la Administración Federal de Aviación) a una altura por debajo de 100 metros.
bolsa-con-sangre
La otra mitad regresó al Hospital y con ellas fueron realizadas 33 pruebas de laboratorio comunes. Al regresar a tierra las muestras que viajaron en el dron, fueron sometidas a los mismos análisis.

Posteriormente, los especialistas compararon los resultados de aquellas que volaron contra las que estuvieron todo el tiempo en tierra, sin notarse grandes diferencias en la calidad del líquido analizado.

Dado los buenos resultados, el especialista explicó que en breve se realizará un estudio piloto en la Escuela de Medicina de Uganda, donde las clínicas de atención de salud están a kilómetros de distancia de los laboratorios.

“Un avión no tripulado puede recorrer una distancia de 100 kilómetros en 40 minutos, lo que hace menos costoso el transporte respecto a las motos y no están sujetos al tráfico pues el equipo puede ser programado para seguir una ruta, como si fuera una paloma mensajera”, finalizó Amukele.

Esto nos demuestra que en el ámbito de la salud, inclusive tecnologías que no fueron hechas con este fin ( como es el caso de los drones) pueden ser utilizadas a nuestro favor, y pues , no solo al nuestro , si no al de los pacientes en general.

Fuente:

Agencia reforma, periódico el Mañana